Casa Hermandad

La Casa Hermandad de las Reales Cofradías Fusionadas se sitúa en una parcela de propiedad municipal que fue cedida de forma demanial a nuestra Corporación por un plazo de 75 años. Situada entre el Pasillo Santa Isabel y la plaza de Enrique García Herrera (plaza de Camas), el diseño está pensado como un edificio con dos cuerpos que se unen mediante otro a modo de soportal. Así se convierten en tres espacios diferenciados: uno con planta baja y una primera planta con fachada al Pasillo Santa Isabel, que se reduce a una sola planta coincidiendo con la medianería al patio delantero del Museo Unicaja de Artes y Costumbres Populares; un segundo cuerpo intermedio, que conecta a los otros dos entre sí y que está constituido por un soportal de dos plantas de altura que permite la apertura de la calle Mesón de la Victoria al Pasillo Santa Isabel; y un tercer cuerpo de planta baja más cuatro plantas que da frente a la plaza de Enrique García Herrera y que se adosa al edificio vecino de viviendas.

Recreación de la fachada de la Casa Hermandad en Pasillo de Santa Isabel.

El edificio está dotado de óptimas instalaciones relativas a la seguridad y protección de las personas y enseres frente a posibles incendios y accidentes. Y todo ello con un diseño pensado para que sea una casa abierta a todos los fusionados así como a la ciudad y sus visitantes. Durante todo el año se pueden contemplar nuestros seis tronos, además de un amplio museo con nuestro patrimonio. También contamos con salas independientes para las seis mayordomías, lo que facilita el reparto de túnicas y tallaje en Cuaresma y las reuniones que durante todo el año celebran los distintos equipos de trabajo. También hay reservado espacios para la Vocalía de Obras Sociales y para la Fundación Lágrimas y Favores, que cuentan así con una sede física para realizar su labor asistencial.

Asimismo, existen dependencias polivalentes para actividades diversas, para recibir las visitas protocolarias, para que se reúnan las distintas comisiones y áreas, así como otras específicas para Secretaría y Tesorería. A todo esto se suma un salón de actos con capacidad para unas doscientas personas y un salón de usos múltiples con un aforo para casi un centenar de personas. En definitiva: una verdadera «casa fusionada» abierta a los hermanos, a la feligresía y a toda la ciudad que queremos que esté muy viva durante los 365 días del año.